Medellín, en la Final Departamental de Juegos Escolares, el mejor al ganar torneos en siete deportes

Marinilla ganó 4 torneos; con 2, quedaron Apartadó, El Carmen de Viboral y San Pedro de Urabá. Final Departamental Juegos Deportivos Escolares.

Al ganar torneos de béisbol, bicicrós, fútbol de salón masculino, judo, gimnasia, patinaje y tenis de campo, la delegación de Medellín se proclamó como la mejor de la Final Departamental de los Juegos Deportivos Escolares, certamen que se desarrolló durante 4 días en el municipio de Marinilla, donde concluyeron este domingo 28 de octubre las competencias en 19 disciplinas deportivas.

Marinilla, municipio anfitrión, se llevó los primeros puestos en fútbol femenino escolar, karate do, mini fútbol sala masculino y Natación. Con dos victorias quedaron Apartadó, ganador de levantamiento de pesas y fútbol escolar masculino; San Pedro de Urabá, vencedor en voleibol escolar masculino y mini voleibol femenino, y El Carmen de Viboral, dominador en mini voleibol masculino y voleibol escolar femenino.

La más linda historia de los Juegos.

Muchas son las historias de alegría y tristeza en estas justas. No obstante, la más bella se vivió en la mente de un árbitro, el corazón de una mamá y los pies descalzos de un niño de Dabeiba. Discurría el primer día de partidos del mini baloncesto de los Juegos. Se enfrentaban en masculino, Dabeiba y Segovia. Transcurridos algunos minutos, uno de los árbitros, Zir Estevenson Arrubla veía que un niño, a cada instante, tenía que parar a amarrarse los tenis. Inquieto con este comportamiento el colegido llamó al niño, que se llama Nebaryby Domicó de uno de los resguardos indígenas de Dabeiba. El párvulo, le comentó que esos tenis eran prestados, porque él no tenía con qué comprar.

Arrubla se dirigió al técnico del municipio y le preguntó ¿Qué podemos hacer? Una señora de la delegación de Medellín que escuchó la conversación, le preguntó al niño ¿Cuánto calza usted? El niño le respondió con desparpajo. La situación, aparentemente, quedó en esos términos. Nadie, pensó que un ángel había asistido al partido y 24 horas después se mostraría en todo su esplendor.

Al otro día, antes del partido de Dabeiba contra El Santuario, se acercó la señora de Medellín y le entregó a Nebaryby unos tenis nuevos. Los ojos del niño bailaban en sus órbitas. La madre, en nombre de la delegación de Medellín, tuvo en la sonrisa del pequeño su recompensa. Zir Estevenson, nombre inglés, al comportarse como todo un lord, cumplió el objetivo supremo de los Juegos: permitir que los niños jueguen y desplieguen su alegría en la cancha. Felicitaciones al árbitro, por su gran sensibilidad y por exaltar los valores del deporte; a la madre, por su excelsa actitud y sentido social, y al niño, por darnos el gusto de verlo como participante en este bello evento. Foto. Izquierda. Zir Stevenson le pregunta al niño. A la derecha, la felicidad del niño, luego de recibir los tenis nuevos. Al lado de la representante de las madres y el árbitro. Hermoso momento.

Resultados deportivos del domingo de octubre de 2018 en Marinilla 07-2018