Indeportes Antioquia 50 años (29): Medicina Deportiva y su influencia en los procesos deportivos en Antioquia y Colombia 3

Hoy presentamos la vigésima novena entrega de esta serie, correspondiente a la tercera parte del décimo cuarto capítulo del libro Indeportes Antioquia 50 años.

En esta edición, les seguiremos hablando de la manera cómo la medicina deportiva empezó a influenciar los procesos deportivos en el departamento de Antioquia y en Colombia.

La gran proyección de la medicina deportivo en Antioquia.

Con Friedmund Riettel en el país, se aprovechó para hacer el primer gran Congreso de Medicina Deportiva, en 1977, con presencia de los más importantes profesionales del área en Colombia. “Allá se hicieron las primeras discusiones, la posibilidad de abrir un programa de postgrado referente a la medicina deportiva, una especialización”, destaca Álvaro Ortiz.

El segundo paso, tras actualizar y poner en funcionamiento los equipos, fue formalizar un convenio complementario con la Universidad de Antioquia y el Hospital Universitario San Vicente de Paul. El director del hospital en ese tiempo fue Jorge Elías Peláez, quien luego ocupó la Decanatura de la Facultad de Medicina de la U. de A.

La sede para adelantar el proyecto del posgrado de medicina deportiva fue la antigua lavandería del Hospital Universitario, en el terreno donde anteriormente funcionó Policlínica Municipal.

“Desafortunadamente la U. de A. no entendió la importancia de esa alianza y por eso los programas no funcionaron. Coldeportes se encargó de comprar los primeros libros sobre deporte y medicina deportiva y los ubicó para desarrollar el Instituto de Ciencias del Deporte, que era parte de ese convenio, y también para crear Medicina del Deporte, con sede en el hospital, pero con la Universidad no resultaron las cosas como queríamos. Se buscaba actualizar y mejorar el currículum de las ciencias del deporte, pero en esos años poco se pudo hacer”; agrega Ortiz.

En la época, los dos grandes dirigentes del deporte en Colombia eran Nolasco Sierra, de Coldeportes Valle, y Jorge Pinzón, de Coldeportes Antioquia. Ellos eran los responsables de la larga duración del convenio. Gracias a la persistencia de esos dos dirigentes, el convenio logró el éxito en el largo plazo.

“Con el convenio se creó también el Instituto de Educación Física, porque esa área era un apéndice de Educación. O sea, el Instituto de Educación Física y Deportes es un hijo del convenio. La especialización de Medicina deportiva es otro hijo”, expresa Oscar Villa, médico, primer director del Instituto de Ciencias del Deporte.

Con la llegada de los alemanes, expertos en currículum, se estructuró el Instituto de Educación Física en la Universidad del Valle, un paso adelante importantísimo para ese departamento.

Álvaro Ortiz permaneció en Alemania desde 1979 a 1982. El convenio duró 14 años, hasta 1988. Como tiene becas no conducentes a títulos, varias personas viajaron a Alemania para capacitarse. El director para Antioquia del convenio era Werner Sonnenschein.

Jorge Alberto Osorio Ciro, Juan Manuel Jaramillo, Luis Fernando Arboleda y Édgar Ramírez fueron los primeros beneficiados del posgrado de Medicina Deportiva de la Universidad de Antioquia.

Desde su experiencia, Álvaro resalta el convenio con Alemania como algo muy bueno para Colombia.

“Sirvió para desarrollar la medicina deportiva. Después de eso seguimos con la obsesión de crear el programa de especialización, y lo logramos, gracias a que estaba Luis Pérez como rector de la Universidad de Antioquia, y Antonio Roldán como gobernador. Se unieron varias fuerzas. El proyecto fue aprobado en 1991. Tres años antes, en el 88, cuando mataron a Héctor Abad, le pasamos al proyecto al decano de la Facultad de Medicina, Luis Javier Giraldo, quien se lo había entregado al doctor Leonardo Betancur para que lo revisara, pero a Betancur lo mataron cuando iba con el libro debajo del brazo. Por eso nos demoramos tres años más, pero seguimos siendo persistentes. Después, con copia de nuestro proyecto, la Universidad del Bosque, luego la Bolivariana, luego la Nacho, impulsaron la medicina del deporte. O sea, nuestro proyecto fue el germen para crear esa especialización”, expresa con orgullo.

Gracias a ese esfuerzo, cada año se vienen graduando una gran cantidad de especialistas. Muchos se han convertido en exitosos y reconocidos profesionales, como es el caso de Winston Tobón, Carlos Jaramillo, Jorge Osorio Ciro, Édgar Ramírez y Felipe Marino, quien asegura que “el convenio colombo alemán fue la semilla que ayudó a germinar, tanto en Antioquia, como en Bogotá y Valle, una especialidad nueva que era necesaria, en ese momento, para el desarrollo del deporte en Colombia. Fortaleció el desarrollo de la medicina deportiva y por eso es que estamos donde estamos”.

Aspecto para destacar:

“El tema de medicina del deporte se comenzó a hablar en los Juegos Panamericanos de Cali. Luego se creó la Sociedad Antioqueña de Medicina del Deporte. Ahí estaban médicos generales y especializados, entre ellos Antonio Mesa, Ricardo Restrepo, el doctor Barrera, Oscar Villa y muchos más prestigiosos profesionales. También existía Escudmed, donde estaba Hernando Plata, el primer médico que fue a Brasil a hacer medicina deportiva. También Carlos Efraín Sánchez, un autodidacta”, expresa Álvaro Ortiz.

Audio de este texto AQUÍ – Texto en formato .pdf AQUÍ

Realización: Oficina de Comunicaciones de Indeportes Antioquia.
Autor del texto original: comunicadora social Ana Cristina Marino Mondragón
Adaptación de textos para radio: Juan B. Estrada Mosquera.
Año: 2020 @copyright.