Indeportes Antioquia 50 años (22): certámenes y deportistas que, a partir de 1970, marcaron el nuevo sendero del deporte colombiano

Hoy presentamos la vigésima segunda entrega de esta serie, correspondiente al décimo primer capítulo del libro Indeportes Antioquia 50 años. (Foto pantallazo del periódico El Tiempo – 8 de octubre de 1970)

En esta edición, les hablaremos de algunos certámenes y deportistas que, a partir de la década de 1970, marcaron el nuevo sendero del deporte colombiano.

Década de 1970, años de transformación y sueños

Colombia vivió, en los años de 1970, dos hechos históricos que fueron clave en el desarrollo deportivo del país, tanto en su acontecer local, como en su proyección internacional. Primero, la realización de los VI Juegos Deportivos Panamericanos en Cali, 1971, y los XIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Medellín, en 1978.

El compromiso de afrontar, como anfitriones, esas dos citas continentales, pusieron a Cali y Medellín en primer plano y obligaron al país a replantear sus métodos y programas deportivos para que la delegación nacional, en ambos certámenes, tuviera un desempeño acorde con la responsabilidad que implicaba ser locales.

Es decir, los beneficiados no solo fueron las ciudades, su infraestructura, su turismo, su gente, sino, particularmente, los deportistas. Gracias a esos eventos surgieron nuevos campeones internacionales y desde ese momento comenzó a tener fuerza el deporte de alta competencia en Colombia y Antioquia, particularmente.

De Martín Cochise a Hernández y Balbino

Cómo no hablar de Martín Emilio Cochise Rodríguez en aquellos años de 1970. Cochise, quien venía compitiendo desde los años 60, encarna la grandeza de los atletas antioqueños; logró todo lo que un deportista sueña: títulos mundiales, hazañas, como aquella del récord de la hora, el cariño de todo el país y, lo más importante, que aún hoy sigue siendo genio y figura.

Cochise batió el récord de la hora en el velódromo Agustín Melgar, en México, el 7 de octubre de 1970, con una marca de 47.566.24 metros; en 1971, se coronó campeón mundial, al ganar la medalla de oro en la prueba de los 4.000 metros persecución individual, aficionada, en Varese Italia. Además, fue campeón bolivariano, suramericano, centroamericano y panamericano.

A la par de Cochise había otros ciclistas muy importantes. Por ejemplo, Jorge “Batman” Hernández un persecutor con mucha calidad. Nació en Santa Fe de Antioquia en 1948. En los Panamericanos de Cali, 1971, fue campeón de los 4.000 metros persecución por equipos, junto con Cochise, Luis H. Díaz y José Ramón Garcés. Participó en dos Juegos Olímpicos: México 1968, en la prueba del kilómetro contrarreloj, en la que ocupó el puesto 25, y en Montreal, Canadá, en 1976, en la persecución por equipos, año en la que solo llegaron a la ronda de calificación.

Otro ciclista notable fue Balbino Jaramillo; nació en Jardín, Antioquia, el 9 de marzo de 1951 y falleció el 7 de mayo de 2013. Sus mayores logros fueron: medalla de oro en persecución individual, Juegos Panamericanos de México 1975; medalla de oro, en la misma especialidad, en los Centroamericanos y del Caribe, Medellín 1978, certamen en el que también obtuvo la presea de plata en la persecución por equipos; en los Centroamericanos y del Caribe, en República Dominicana, 1986, ganó de nuevo la plata, en la misma prueba.

Óscar Castro, un poeta entre peones

El maestro internacional Óscar Castro fue un ajedrecista talentoso, retraído, poeta y loco, como dicen los poetas. Era un estudioso de los grandes maestros y él mismo era uno de ellos. Fue campeón nacional hasta el cansancio: 1972, 1973, 1992, 1994, 1999. Representó al país en ocho Olimpiadas Mundiales de ajedrez.

Murió en una calle de Medellín, en abril de 2015. Un retrato de su personalidad, su gracia en medio de la seriedad, de su entorno, lo escribió el poeta José Zuleta Ortiz y vale la pena leerlo.

Su coterráneo y colega Gildardo García también se destacó en esta década; fue campeón nacional, de forma consecutiva, en los años 1977, 1978 y 1979. Su norma de Gran Maestro la consiguió en 1991, en Cuba. Otros ajedrecistas importantes de la década fueron Raúl Henao y Antonio Agudelo.

Roselina Ángel deslumbrante en natación

Roselina Ángel, nieta del gran filósofo antioqueño Fernando González, con apenas 14 años, participó en los Juegos Olímpicos de Múnich, Alemania, 1972; la pequeña nadadora fue la segunda competidora más joven de esa olimpiada, solo superada por la gimnasta rumana Nadia Comaneci.

Dos años antes, en los Juegos Nacionales disputados en Ibagué, Tolima, la atleta paisa tuvo que luchar muy duro ante la figura del momento, la vallecaucana Olga Lucía de Angulo. Allí, Roselina ganó tres medallas de bronce y 5 de plata; en los Juegos Nacionales de Pereira, Risaralda, 1974, ya con más experiencia, ganó sendas medallas de oro en 400 combinado individual y en 800 libres; además de 5 medallas de plata y una de bronce.

Hasta aquí está entrega de la primera parte del décimo primer capítulo del libro Indeportes Antioquia 50 años. Realización: Oficina de Comunicaciones de Indeportes Antioquia.

Audio de este texto AQUÍ – Texto en formato .pdf AQUÍ

Realización: Oficina de Comunicaciones de Indeportes Antioquia.
Autor del texto original: comunicador social-periodista Pablo Arbeláez Restrepo
Adaptación de textos para radio: Juan B. Estrada Mosquera.
Año: 2020 @copyright.